miércoles, 18 de agosto de 2010

Chissá


Y un día soltaron un ejército de mariposas en mi panza...
Y recordé de cómo era mi sonrisa tonta, esa que no sé me va de la cara…
Y volvieron a titilar pantallas que aceleran mi pulso…

Lo estoy negando…
 Y sin embargo lo estoy sabiendo desde el momento en que abrí los ojos al otro día: 
Conocí un rocanroll sin destino, uno que tal vez me haga perder la cabeza…
 
PD: Notése el remarcado... la terapia va rindiendo sus frutos...

2 comentarios:

Oli! dijo...

Si! yo las vi!!! y eso que eran en la panza!

La chica que nadie saca a bailar dijo...

Qué viva!!!! Seguro que se me salieron por los ojos!!!!!